Mercasa pagó 2 millones al prófugo buscado por robar 60 a otra empresa pública

Taveira, el fugitivo del caso Defex ha sido conseguidor para Mercasa durante al menos ocho años. Sólo su sueldo por hacer labores de ‘back office’ consistía en 10.000 dólares mensuales.

Una empresa pública pagó casi dos millones de euros a un comisionista acusado de robar otros 60 con otra empresa pública. Mercasa ha tenido durante ocho años entre sus hombres de confianza al fugitivo del caso Defex, Guilherme Taveira Pinto, buscado desde hace dos por la desaparición de 60 millones de euros en una venta de armas de España a Angola. Mercasa le pagó al menos 1.800.000 euros para otro negocio en el país, y llegó a tener prácticamente en nómina a Taveira, a razón de 10.000$ al mes durante tres años.

No sólo eso: Sonadi, la firma de Taveira, sigue a día de hoy trabajando codo con codo, según su propia web, con Incatema, empresa asociada a Mercasa en Angola. En Defex, según la UCO y la UDEF, el comisionista habría sobornado a autoridades angoleñas y escondido 60 millones junto a una sobrina del ex espía Francisco Paesa.

mercasa

Fuentes oficiales de Mercasa confirmaron ayer por la tarde a este diario que, Guilherme Taveira Pinto, localizado por este diario en Luanda hace menos de dos meses, trabajó en efecto como intermediario (o back office, según su cargo ‘oficial’) para la empresa pública española.

Manifestaron que la relación entre ambas partes se inició en 2006 y finalizó, aseguraron, en octubre de 2014, «cuando se tuvo conocimiento de la situación procesal» de Taveira. Hay que recordar que en este caso se investiga la desaparición de alrededor de 60 millones de euros de un contrato de venta de armas al gobierno de Angola. Llegaron menos armas de las contratadas para equipar a la Policía de Luanda, y presuntamente el margen de beneficio habría alcanzado los 100 millones. Defex, quien iba de la mano de la firma Comercial Cueto 92 en el negocio, declaró a Hacienda 40 millones de beneficio, y a Luxemburgo llegaron 41 millones de origen desconocido que alertaron a las autoridades y acabaron provocando la investigación de la Fiscalía Anticorrupciónespañola, y la correspondiente huida a Angola de Taveira Pinto, que permanece allí escondido a salvo de tratados de extradición.

Mercasa está asociada desde principios de los años 2000 en un consorcio con empresas privadas españolas para hacer negocios en el extranjero. Una de ellas, ya investigada en el caso Pujol, es Ibadesa, que ya no pertenece a dicho consorcio, mientras que la otra es Incatema Consulting. Precisamente a través de esta última se sospecha que Taveira entró en contacto con Mercasa.
A través del consorcio, del que Mercasa tiene un 50% de las acciones, se han realizado diversos negocios internacionales. Quizá el más importante de ellos sea el llamado CLOD de Luanda, un mercado de abastos (la especialidad de Mercasa) para la capital angoleña adjudicado en origen en más de 200 millones de euros. El fugitivo cobraba el dinero de este consorcio público-privado a través de su empresa en Angola, llamada Sonadi (Sociedade Nacional de Desenvolvimento e Investimentos, LDA).

Desde julio de 2014, este ciudadano con pasaportes portugués y angoleño está en busca y captura por orden del juez José de la Mata, ya que cuando fueron a detenerle a su casa de las afueras de Lisboa por el asunto Defex se había fugado. El pasado 8 de octubre este diario público que lo había localizado en Luanda, donde vive oculto de la justicia española.
Taveira sospechó que podría terminar detenido cuando la Policía de Luxemburgo le interrogó en la primavera de 2014, y le preguntó acerca de unas transferencias sospechosas de dinero público angoleño que habían terminado en las cuentas de varias empresas pantalla: los 41 millones. En aquella ocasión sólo fue interrogado en calidad de testigo, pero le bastó para poner pies en polvorosa y huir al país africano, donde mantiene excelentes relaciones con el Gobierno y círculos empresariales.

Fuente: El Mundo (16-11-2016):

http://www.elmundo.es/espana/2016/11/16/582b66ab46163f810d8b45dc.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *