¿Deben los españoles pagar la multa de la UE por defender los intereses del colectivo de los estibadores?

Quiénes son los estibadores y qué hacen: carga y descarga de buques en puertos.

La Real Academia Española (RAE) define la palabra ‘estibador’ como el “trabajador que se ocupa en la carga y descarga de un buque u otro medio de transporte, y distribuye convenientemente los pesos en él”. Con sus nueve letras, este término se ha convertido en uno de los más frecuentes en la prensa de los últimos días, pues estos empleados se han movilizado para frenar la liberalización del sistema actual de la contratación que les afecta y que supondría una bajada de su sueldo en un 60%.

El trabajo de estibador es uno de los considerados como oficios tradicionales pues, a lo largo de la historia, el comercio a través del mar siempre ha sido muy importante y ha contado con personal especializado en ello. Al margen de las labores de carga y descarga de los buques, la plantilla dedicada a la estiba también se encarga de distribuir la mercancía en el barco de tal manera que se pueda transportar con la máxima seguridad a la vez que ocupa el mínimo espacio posible.

¿Cuánto ganan los estibadores? Las cifras de sus sueldos​

Los estibadores trabajan en ‘jornales’ de seis horas, que se acumulan cuando hay un pico de trabajo o una menor disponibilidad de turnos, como durante los meses de verano. Los jornales pueden ser de lunes a domingo y a cualquier hora del día y de la noche, y “es fácil que un estibador trabaje tres o cuatro jornales seguidos”, señalan desde la coordinadora.

La Coordinadora de Trabajadores del Mar y sindicatos como UGT subrayan la dificultad de calcular un ‘sueldo medio’ que valga para todos. El volumen que maneje un puerto da más o menos margen de ampliar o no la productividad mínima en base a la cual se calculan numerosos complementos salariales. Es difícil que un estibador en un puerto de gran actividad —como Valencia, Algeciras o Barcelona— no duplique o triplique el salario base. Unos salarios base que, según los convenios colectivos, va de los 1.026 euros de Valencia a los 1.200 de Algeciras o 1.400 de Las Palmas.

Un estudio de la Universidad Politécnica de Barcelona encargado por la coordinadora simula los costes totales de descargar, entre otros, un buque de 50 camiones. Un trabajo que se realizaría desde las 19:00 hasta la una de la mañana y en un día laborable

Desde la patronal, por su parte, cifran en 68.000 euros el sueldo medio de los estibadores.El dato más interesante sale del sumario de un caso judicial presentado en Valencia por UGT en el que se detallaban los sueldos de toda la plantilla. El diario ‘El Mundo’ tuvo acceso al mismo y concluyó que el 80% de la plantilla superaba los 80.000 euros anuales.

Y no se trata de una anomalía española. En Estados Unidos, al menos en la costa oeste, los salarios de los ‘longshoremen’ rondan los 100.000 dólares anuales. Una cifra que les sitúa en el 20% mejor pagado del país.

¿Hay mucho nepotismo o solo sindicatos fuertes?

Probablemente ambos. Según datos europeos, el nivel de afiliación entre los trabajadores portuarios españoles es cercano al 100%, algo que ocurre también en Grecia, Malta, Chipre o Portugal. Para hacerse una idea, baste con decir que entre los mineros asturianos se cifra en un 98%, frente al 20% de media nacional española. Además, esta afiliación tiene raíces históricas —como las tiene el mismo trabajo de estibador—.

En cuanto al nepotismo que impera en este sector, estudios como este de la Universidad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife) o este elaborado a comienzos de los años noventa por el Banco Mundial han detectado, además del enorme corporativismo, la innegable tendencia a facilitar puestos de trabajo y condiciones beneficiosas a familiares de quienes ya trabajan como estibadores.

¿Y por qué protestan ahora?

La protesta se ha vuelto más mediática ahora, pero las negociaciones entre estibadores, patronal y Gobierno llevan más de un año en curso:

Junio de 2013. La Comisión Europea lleva a España ante el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) debido al rechazo del Gobierno a cambiar la situación de contratación en los puertos. Las empresas estibadoras de los 46 puertos españoles de interés general no pueden contratar a sus trabajadores sin participar en el capital de las Sagep. Estas facilitan la mano de obra necesaria. Para la Comisión Europea, este mecanismo vulnera el derecho al libre establecimiento.

Diciembre de 2014. El TJUE da la razón a la Comisión y obliga a España a cambiar la legislación.

De febrero al 24 de julio de 2015. Tras varias reuniones entre la patronal del sector portuario, el Ministerio de Fomento y la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar, trabajadores y empresas presentan un documento consensuado que sirve como base para reformular la legislación tras el fallo europeo.

Septiembre de 2015 – enero de 2017. Entre campañas electorales y un año de Gobierno en funciones, se aplazan las negociaciones para aplicar los puntos acordados a la nueva regulación de la ley. Mientras, entra en juego también la necesidad de reformar los convenios colectivos, tanto a nivel estatal como local.

2 de febrero de 2017. El nuevo equipo del Ministerio de Fomento comunica a la coordinadora que ya ha pasado demasiado tiempo. Íñigo de la Serna procedería a la tramitación urgente de un real decreto para acatar el fallo del Tribunal Europeo. Se suspenden las negociaciones y comienzan las protestas de los estibadores.

El Gobierno debe trabajar con prisa y sin pausa, antes de que a Bruselas se le acabe la paciencia.

Al Gobierno le queda un arduo camino por recorrer y no es seguro que consiga recabar apoyos políticos para sacar adelante la reforma en el Congreso.

No obstante, el PP ya tiene apalabrado el respaldo de los ocho diputados del PDeCAT al decreto de liberalización de la estiba. O como mínimo, la abstención. Los populares recurrirán a los nacionalistas vascos y a los regionalistas canarios para salvar este gran escollo ante la imposibilidad de apoyarse en el PSOE. Si las previsiones se cumplen y Ciudadanos también da su brazo a torcer, el Gobierno esta vez sí podrá convalidar el RD/L. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, confía en dejar este asunto zanjado “pronto” y vuelve a apelar a la responsabilidad de los grupos parlamentarios.

Sin su apoyo, se enfrenta a que el Congreso vuelva a tumbar el RD/L como ya hiciera en marzo por 175 votos en contra, 142 a favor (PP y PNV) y 33 abstenciones (Ciudadanos). Esta derrota histórica congeló una reforma imperativa para cumplir con la sentencia del Tribunal Europeo de Justicia (2014), que obliga a liberalizar el sector. Si no lo hace, España tendrá que pagar unos 23 millones de euros más 134.000 euros por cada día de retraso en la aplicación de la reforma, una sanción que caerá de manera “inminente”, en palabras de De la Serna.

El borrador del ‘nuevo’ real decreto ya estaba listo el viernes pasado y, de hecho, también figuraba en la agenda interna, pero Fomento ha querido esperar a tener bien atados los apoyos antes de presentar el texto en el Consejo de Ministros. El Gobierno debe trabajar con prisa y sin pausa para sacarlo adelante, antes de que a Bruselas se le acabe la paciencia.

Estiba o muerte: así calientan motores en los puertos para boicotear la reforma.

 “Ni un paso atrás”. Los estibadores han rescatado sus consignas para dejar claro al Gobierno que no lo tendrá fácil para sacar adelante –de una vez por todas– la reforma de la estiba. Ya han convocado paros en los puertos que arrancarán a partir del 24 de mayo en días alternos y se prolongarán durante tres semanas si el real decreto ley se convalida este jueves en el Congreso, como ha previsto el ministro de Fomento. Íñigo De la Serna aprobó el documento en el Consejo de Ministros el pasado viernes, ganándose las críticas de los sindicatos de estibadores por no haber contado con ellos.

Entretanto, los trabajadores se reunieron en diferentes asambleas durante el fin de semana para escenificar su rechazo al real decreto ley. “Los estibadores NO amenazamos con huelgas. Los paros son el único artilugio que tenemos para defender nuestros derechos”, zanjan en las redes sociales con una curiosa imagen de perfil: “estiba o muerte”. La Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar carga contra Fomento por no remitir a las partes el contenido del texto, pese a que De la Serna se había comprometido a ello. Y pone en duda que el nuevo RD/L garantice la estabilidad en el empleo.

 El Gobierno explica que las cuestiones laborales quedarán reflejadas en un real decreto que cuelga del RD/L aprobado por el Consejo de Ministros el viernes, por lo que la tramitación de esta figura y los tiempos serán distintos. De momento, está ocupado ultimando los apoyos de partidos políticos como PDCat, cuyo respaldo es clave para convalidar el texto.

De la Serna avanzó que este texto beberá del principio de acuerdo alcanzado entre el mediador designado por Empleo y la patronal, cuyos ejes son mantener el empleo “con el instrumento legal que se considere suficiente”, contribuir a la mejora organizativa del sector y “comprometer las ayudas del Gobierno para minimizar el daño”.

Fuente : El Confidencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *